EL NEGRO ROSA

Llevaba un tiempo insistiendo a mi Ama, Jessy Bentley, sobre un persistente deseo : hacer una sesión con un hombre negro. Se había constituido en toda una obsesión, una idea inquilina legitíma del territorio indomable de mi mente, a la que ningún antídoto lograba desahuciar. Mi Ama acertó al considerar que esa idea solo se apartaría cuando el negro tomara cuerpo real y la carne hiciese acto de presencia.

 

Bueno, estoy segura que a Ella la idea le molaba también…. A que hembra sexualmente activa no le apetece alguna vez jugar con un hombre negro y guapo. Como otros tantos morbos coincidentes, Ama y sumisa queríamos un chico negro en nuestra sesión BDSM,un ingrediente adicional para obtener un nuevo sabor y saciar nuestra voracidad sadomasoquista.

 

Por medio de una amiga que trabaja como directora de relaciones públicas en una famosa discoteca de cuyo nombre no quiero empaparme, mi Ama le propuso una cita a un altivo gogó de precioso color azabache. Yo suponía que Ama Bentley conseguiría un hombre guapo, pero no tanto, la verdad. Por Dios que cosa más bonita… Sus ojos eran brillantes, como luceros protagonistas de una noche cerrada; su gesto, arrogante y tranquilo al mismo tiempo, incitaba a la perversión de modo directo. No demasiado fornido, sin embargo resultaba poderoso y esbelto, de facciones bien perfiladas y con una armonía de movimientos que me hizo humedecer por no se cuantos lugares de mi geografía corporal. Inmensamente guapo, entró en el gabinete de Ama Bentley e invadió todo con una sencilla pero distinguida sonrisa.

 

Hola, me llamo Andy, vengo de parte de su amiga Daniela- dijo como si se presentara de esa forma a diario- , me ha dicho que querían conocerme. Yo no me atrevía a levantar la mirada, pero mi Ama le respondió, mientras le observaba con total descaro, como quien analiza una mercancía, o a un animal , que se acomodase, ordenándome hacerme cargo de su cazadora, y con un gesto con el dedo índice, dándole ya la espalda, como se le hace a un sirviente, hizo que Andy le siguiera. Le enseño el gabinete pausadamente, mostrándole los aparatos BDSM con total naturalidad y el moreno no pareció inmutarse pero ni un poquito. Se le intuía versado en materia de sexo alternativo. Para mi él era ya un príncipe de las mareas( mareas, cariño… )perverso, distante, y perfecto, capaz de manejarme con los ojos. Le miraba absorta. Me parecía una especie de recreación del Jerjes de la película “300”, cada vez más alto, más sensual, más deseable.

 

¿Te desnudas?- le cuestionó mi Ama como si fuese algo que ocurriría si o si…- Y al ver su torso, el brillo acerado de sus hombros, la redondez de compás que delineaba su culo, y sobre todo, la generosidad de su pene, mi mente, con toda su poliédrica necesidad,  pronunció al unísono: por favor, que me deje besarle, que me deje besarle, que me deje besarle.

 

Su pectoral era hipnotizante. Sus manos de anuncio de televisión. Su torso, vibrante y apolíneo. Su polla … más bonita … Y mi Ama, con tono de frase evidente, como si no se pudiera decir otra, me soltó un “vaaamos, Vanessa, chupaselaaa..”

 

Me arrodille, miré hacía arriba con cara de corderita a punto de ser degollada, y agarrándola por su base, me metí entera su extraordinaria polla en la boca, hasta la garganta, sin dejar de mirarle fijamente con rostro de putilla insaciable. Noté algo delicado, casi frágil, en sus ojos.  Cuando Andy estaba a punto de gozar, mi Ama le ordenó con tono duro, desprendido ya de cualquier cordialidad, que me follara el culo.

-Vanessa, a cuatro patas..yaaa, vamoooooos…. Y sentí que me aplicaba la vaselina él mismo con mucha habilidad. Resultaba evidente que no era el primer culo que violaba. Mi Ama se sentó frente a mi y sonreía de modo cómplice, sabedora del enorme gusto que me proporcionaba estar siendo follada por un chico tan guapo. También le miraba a él, y parecía decirle, parece que eres muy macho, pero te esta encantado el culito de mi esclavita, eh… marica…?

 

Me folló durante casí una deliciosa media hora. Y con la audacia incuestionable de mi Ama, de repente se escuchó un sorprendente: Andy, recoge las braguitas de Vanessa y póntelas, que me apetece vértelas puestas.

El adonis de ébano las cogió del suelo y se las puso con una sonrisa pícara. Siguió follándome, pero con una envestida mucho más sensual, y al minuto, consentido previamente por mi Ama, sacó su letal polla de mi culín y me regó entera la cara, destruyendo mi maquillaje, especialmente el rímel del ojo derecho, que se extendió mezclado con el semen formando un pigmento esmaltado que me hacía del todo una guarra encantada de la vida.

 

-Vanessa, no tendré que decirte que te tragues hasta la ultima gota, no?  Y le limpié todo, hasta parte de la corrida que se depositó entre los dedos de los pies.

– Vale ya zorra, que eres lo mas marica que he visto en mi vida, me dijo medio sonriendo pero con un tono de mando que me hizo parar en seco.

Ahora le toca a Andy, prosiguió. Yo creo que a este negrito le estabas dando un poco de envidia, a que si, Andy..?  Y el apolo de chocolate se ruborizó al instante, se le notaba el color rojito en la piel de su rostro, ahora caoba. Follas muy bien cariño, pero yo creo que te mueres de ganas de que te llene ese agujerito que tienes, a que si, guapa? Bajó la mirada muerto de vergüenza, pero se veía que no iba a rechistar. Donde había quedado ese poderío de la entrada, ese porte de negrazo follador…

 

Mi Ama se colocó su strapon con huevos y se lo folló con saña, él apoyado en la mesa, y la Domina amarrando sus caderas y envistiendo como una fucker machine. Después le sacó el pollón y le dijo que lo iba azotar un buen rato para que viera quien mandaba, y el negrito pidió por favor que no, pero mi Ama le espetó con gracia: no hagas tanto cuento, que sabemos las tres que te va a encantar. Volvió a bajar la mirada sumisamente. Y con una fusta rosita divina con la que me suele brear a mi, le dio hasta que el culo quedó enrojecido de las marcas.

-Ahora estas muuucho más atractiva,  Andreita-  le dijo con tanta superioridad como sorna. Y como no contestó nada el que antes fuera el macho de los machos, la cara de divertida vencedora de Mi Ama se torno de repente en rostro de sádica, y entonces le puso encima del sofá a cuatro patas y le folló con un ritmo brutal mientras le apretaba los pezones salvajemente. Mi Ama folla mejor que cualquier negro, os lo juro. El macho cabrío se había convertido en un bambi varado en una mesa, sin poderse ni mover.

Cuando Andy se corrió, mi Dueña dijo: Vanessa límpiale entero, el culo también, lameselo bien. Y cuando mas me estaba gustando me soltó maliciosa: déjalo ya, puta, que se la vas a poner dura otra vez y quiero maquillar a esta amiguita que nos hemos echado. O no quieres que te ponga guapa Andreita?

 

El negrin tenía una mirada dulce preciosa, e inclino la cabeza subiendo los hombros en gesto de “me da igual..”, mientras sus ojos expresaban sin lugar a dudas “…si por fa, póngame guapa…”

 

El Ama le puso guapísima , y Andrea –ya no cabía imaginarla llamándose de otra manera- se entregó del todo a mi Señora , que remató el atrezzo con un vestidito fucsia precioso y con una peluquita chulísima que le quedaba genial a la muy hijadeputa.

Se veía preciosa ante el espejo cuando acertó a decir: quiero ser su esclava. Mi Ama, se acercó, la hizo poner de rodillas, le acarició la carita, y la miró cariñosamente diciéndola: pero tendrás que hacer siempre todo lo que yo diga…. Y Andrea afirmaba con la cabeza, toda ella frenesí y felicidad exultante. Y después la muy zorra pestañeaba mirándose a las tetas, que ya le hacía canalillo y todo, como pidiendo ser feminizada con urgencia allá hasta donde a la Ama le diera la gana.

 

Si no fuera por el miedo enorme que tengo a mi Ama, la envidia gigante que me poseyó aquel día me daba fuerzas suficientes para estrangular a la zorra que usurpaba vilmente mi lugar con mis propias garra, y como una verdulera lo hubiera hecho,si. Pero como soy una sumisa obediente, cobarde y del todo dependiente de mi Ama Jessy Bentley, me limité a decir: habrá que conseguirla lencería bonita, mi Ama.

                            Continuará…

 

 

4. Chupa como la puta que eres
Sabes que tu mayor objetivo es llegar a ser una nenita muy zorra, una maricona comepollas, pero lo que no sabes es chupar en condiciones una polla, por eso me necesitas. Hoy te enseñare a tragar como un autentico zorron y por fin te acercaras un poquito mas a tu objetivo.
           Duracion: 10 minutos
comprarvideo

14. Iniciacion al anal
Tu sueño es estar con una mujer impresionante y malvada como yo, pero sabes que eres tan patetico que te va a ser imposible, tan solo me interesa que te desvirgues analmente para Mi… ¿Empezamos?
 Duracion: 10 minutos
 comprarvideo

 


videos BDSM Ama Bentley

¿Quieres tener una sesion conmigo?

¿Estas interesado en alguno de mis videos?

Contactame de las siguientes maneras:

 

Mail: Jessy_bentley@yahoo.com

Twitter: https://twitter.com/Jessy_Bentley

803 477 028

 


 

ab11

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *